viernes, 23 de noviembre de 2007

Pedro Jota y los GAL (V)


Uno de los editoriales de Pedro Jota donde más evidente aparece su defensa de la guerra sucia contra ETA:

"Los activistas de ETA no son hombres, que son bestias: seres monstruosos en los que ha quedado atrofiada toda capacidad de bondad o de belleza. Por eso duermen tranquilos chapoteando en la sangre, eructando estúpidamente sobre la memoria de sus víctimas.
¿Hasta dónde llegan los derechos humanos de las bestias? Sería suicida que llegaran más lejos que la capacidad de autodefensa de una comunidad frente a las alimañas que pretenden destruirla.
A las bestias se las encierra tras los barrotes más gruesos que existan en la aldea. Para ello primero se les caza mediante todo tipo de tretas. Y si en la aventura muere alguna, mala suerte (o buena suerte).
La muerte de la ETA es nuestra vida. La serpiente que en forma de muchacha disparó contra Romeo no debe tener la oportunidad de repetir fortuna. El caimán disfrazado de "gudari" que "liquidó" a Prieto Gracia tiene que ser capturado antes de que aguarde a la siguiente víctima.
No hay derechos humanos en juego a la hora de cazar al tigre. Al tigre se le busca, se le acecha, se le acosa, se le coge y, si hace falta, se le mata.
Podrán caer cincuenta etarras en combate y las manos de España continuarán limpias de sangre humana. A los policías que disparen contra ellos se les recibirá como a valientes, porque las familias de cincuenta tenientes coroneles patriotas habrán recobrado cincuenta veces la esperanza".

Editorial "No son hombres". Diario 16. 23 marzo 1981.